| 
  • If you are citizen of an European Union member nation, you may not use this service unless you are at least 16 years old.

  • Stop wasting time looking for files and revisions. Connect your Gmail, DriveDropbox, and Slack accounts and in less than 2 minutes, Dokkio will automatically organize all your file attachments. Learn more and claim your free account.

View
 

2008 logros 01

Page history last edited by PBworks 12 years, 7 months ago

 

 

 

Tomamos esta noticia de http://www.eltiempo.com/cultura/2008-02-14/ARTICULO-WEB-NOTA_INTERIOR-3957504.html

Febrero 14 de 2008

 

Ir al museo se volvió un gran plan y ahora convoca más personas que el estadio

 

Ahora, estos centros se las ingenian para ser un plan tan popular como ir a cine o salir a rumbear. Con exposiciones más amenas, los centros culturales del país están 'cazando' nuevos públicos.

La estrategia ha dado resultado: en un año en Bogotá fue más gente a la Manzana Cultural del Banco de la República (800.000 personas en el 2006) que a ver fútbol en el estadio El Campín (705.000 personas, según el dato consolidado más reciente de la Dimayor del 2006).

Y la comparación solo incluye a tres centros culturales -la Casa de la Moneda y los museos Botero y de Arte-, pues solo el Museo Nacional atrae a otros 300.000 visitantes al año.

Todo se debe a un cambio drástico y agresivo en la forma de mostrarle a la gente la oferta cultural.

Atrás quedó la vieja imagen de los museos como edificios obsoletos y estáticos a los que se iba de vez en cuando, por la visita de un amigo de afuera o en los obligatorios recorridos del colegio.

Organizan exposiciones viajeras, clubes para todas las edades y visitas virtuales por Internet, y se llenaron de vistosas tiendas y cafeterías.

Los principales museos del país se están 'reinventando' para enamorar a sus visitantes en busca de ser de nuevo una opción de entretenimiento familiar y, de paso, responder a la declaratoria del 2008 como el Año Iberoamericano de los Museos, según se aprobó el año pasado en la Conferencia Iberoamericana de la Cultura.

Para lograrlo, primero tuvieron que 'arreglar la casa'. Museos tan importantes como el Nacional de Colombia, la denominada Manzana Cultural del Banco de la República y el Museo de Antioquia, entre otros, iniciaron una completa remodelación de sus instalaciones.

Una vez finalizada esa etapa, emprendieron nuevas estrategias de mercadeo. María Victoria de Robayo, directora del Museo Nacional de Colombia, cuenta que se enfocaron en atraer las audiencias y también los patrocinios.

"Era determinante incrementar nuestro público para que los patrocinadores vieran que su aporte tendría visibilidad e impacto", explica.

Y es que hasta mediados de la década pasada, la empresa privada destinaba la mayoría de sus recursos a patrocinar proyectos deportivos y de otro tipo, pues se tenía la percepción de que la cultura no era rentable. De allí nació la necesidad de adaptar la idea de los museos extranjeros de organizar exposiciones itinerantes y temporales, como uno de los principales elementos de atracción.

"Esta es una de las formas de renovar públicos, porque estamos ofreciendo exposiciones de alto nivel, de calidad competitiva, en términos internacionales, que es atractiva para públicos muy amplios", explica la directora del Museo Nacional.

 

Picasso fue un hito en Bogotá

 

 

Aunque esta entidad ya había empezado ese proceso, con montajes de renombre internacional como los de Henry More y Eugéne Boudin, la exposición 'Picasso en Bogotá' marcó un hito en el 2000 por su impacto indiscutible.

Margarita Mora, del área de comunicaciones de dicho museo, recuerda que cuando se inauguró la exposición no estaba financiada en su totalidad. "Una vez se abrieron las salas, la empresa privada entendió que invertir en cultura era interesante porque alcanzó más de 120 mil visitantes".

La fórmula dio tanto resultado que no solo la empresa privada comprendió su importancia, sino que Fernando Botero decidió hacer una gigantesca donación de sus obras y de sus colecciones privadas para que todo el público tuviera acceso a ellas.

 

Ayudas complementarias

 

A la modernización de las instalaciones y las exposiciones temporales, se unieron otras herramientas que le han mostrado al público que el ir al museo es hoy un buen "plan".

Entre estas se encuentran la creación de sociedades de amigos, a donde se agrupan las actividades para las distintas audiencias (infantil, juvenil, de discapacitados y tercera edad), los correos electrónicos, los talleres, las visitas guiadas, las conferencias, las tiendas y los cafés. Además, los apoyos interactivos dentro de las salas y las páginas de Internet, donde ya se ofrecen visitas y revistas virtuales con investigaciones de especialistas y juegos didácticos.

"Ofrecer amablemente las obras y dejar las puertas abiertas fue algo que se hizo durante muchos años. En este momento, nosotros salimos a buscar a las personas para que vengan, para que nos miren y para que disfruten de la cultura", comenta Sofía Restrepo, del área de Divulgación de la Biblioteca Luis Ángel Arango.

"Es importante generar un interés por el museo, que ofrezca a los distintos públicos un atractivo que satisfaga sus tipos de curiosidades y se convierta en un sitio adonde puedan venir también a escuchar música, a comer y a pasarla rico", concluye la directora del Museo Nacional.

 

Año Iberoamericano de los Museos

 

Con motivo de haber sido declarado el 2008 como el Año Iberoamericano de los Museos, aprobado el año pasado en la Conferencia Iberoamericana de la Cultura, la Red Nacional de Museos está invitando a todos los museos del país para aportar iniciativas que promuevan las visitas a estos lugares. La iniciativa busca proyectar el patrimonio y las diferentes manifestaciones culturales contemporáneas y ancestrales.

 

El nuevo museo

 

Los museos fueron recintos creados para conservar la memoria y el patrimonio cultural de las naciones. En un principio empiezan siendo centro de protección cultural, pero también centros para el saber y el deleite intelectual.

Con los años vinieron los mecenas, en el Renacimiento, y la Iglesia, en el Medioevo. A partir del siglo XIX, con la conformación de las repúblicas nacientes, los museos sufren un cambio en su naturaleza.

La conciencia del patrimonio empieza a ser pública (los tesoros pasan a manos de los estados) y se inicia una preocupación por la reflexión de la memoria.

A partir del siglo XX, los museos entran en una etapa de estancamiento que se agrava durante la posguerra. Solo hasta las décadas de los 70 y 80 renacen nuevamente de la mano de las sociedades de consumo, cuando el arte se vuelve objeto de mercado. En ese momento, el museo se presenta como parte de una industria cultural, que acude al mercadeo como herramienta para atraer audiencias.

 

CARLOS RESTREPO

REDACTOR DE EL TIEMPO

 

 

 


 

Para navegar, utilice el menú naranja de arriba a la derecha (escoja la pestaña "Side Bar") >>>>>

 

O siga con Proyecto y logros

Comments (0)

You don't have permission to comment on this page.