| 
  • If you are citizen of an European Union member nation, you may not use this service unless you are at least 16 years old.

  • Stop wasting time looking for files and revisions! Dokkio, a new product from the PBworks team, integrates and organizes your Drive, Dropbox, Box, Slack and Gmail files. Sign up for free.

View
 

art Ser humano

Page history last edited by PBworks 12 years, 2 months ago

 

 

 

 

Trabajemos por el ser humano

 

Por Eduardo Londoño

Museo del Oro del Banco de la República

 

 

 

El Doctor Luis Angel Parra, psicólogo del Programa Rumbos de la Presidencia de la República (administración Pastrana), dictó en 1999 en el Museo del Oro una charla siempre vigente y que nos ayuda a retomar el sentido humanista en nuestro cotidiano quehacer cultural.

 

El consumo de drogas es uno de los males que aquejan a nuestro país, al igual que la violencia intrafamiliar, la prostitución infantil, el abandono del hogar, el satanismo. ¿Tenemos nosotros, quienes trabajamos en los museos, algo que ver con la solución de esos problemas que generan tantas muertes, violencia, miseria? Al lado de ellos, nuestra labor de enseñar quiénes fueron los Taironas o los Quimbayas, o de facilitar una tarea escolar, o de exaltar es sentimiento estético, puede parecer apenas cosmética y decorativa. Más aún, ¿qué relación puede haber entre requisar una cartera o tomar una fotocopia, y la solución de problemas de esa dimensión?

 

Cuando el Doctor Luis Angel Parra y sus colegas empezaban hace varios gobiernos su reflexión sobre prevención del consumo de drogas crearon un manual con la lista de sustancias dañinas (las de fumar, inhalar, beber, inyectar, etc.) y un argumento sobre la peligrosidad de cada una. El cigarrillo de tabaco aparecía en él como sustancia nociva, un par de páginas antes que la marihuana, la cocaína y la metacualona, y se le decía a los jóvenes "No deben usar estas cosas porque son nocivas". Pero si muchos de nosotros fumamos sin remedio, si el maestro escolar fuma, ¿podemos convencer a los jóvenes de no ensayar las drogas porque son peligrosas? El argumento tiene que ser otro, necesariamente, y debe ser uno que llegue al corazón de los muchachos.

 

El gran descubrimiento del programa Rumbos fue que se debe trabajar la imagen que cada uno tiene de sí mismo: si yo estoy bien, si soy una persona valiosa, no tengo porqué meter de esas porquerías.

 

Pero ¿quiénes somos los colombianos? Esa fue la pregunta que nos hizo durante la conferencia. "Somos unos ladrones, unos avivatos, unos pillos", contestó el señor que estaba adelante. "Inteligentes, recursivos", agregó una señora. "Violentos", dijo otro. "Cálidos, rumberos, hospitalarios", dijo otro más. Mamagallistas, alegres, simpáticos… La lista se va ampliando pero los factores negativos parecen ser la primera imagen que los colombianos tenemos de nosotros mismos.

 

¿Cómo son nuestros jóvenes? Entre los aspectos negativos se mencionan la superficialidad, la irresponsabilidad, el consumismo, la pereza. Entre los positivos, la inteligencia, la solidaridad, la capacidad de asumir retos y riesgos, la capacidad de soñar un futuro mejor.

 

¿Y cuáles son los sueños de nuestros muchachos? Son todos sueños muy nobles: la paz, la autonomía, la solidaridad. Cuando hicimos el ejercicio de identificar los factores que facilitan la realización de estos sueños y el desarrollo de los aspectos positivos (otro interesante descubrimiento del Programa es que éstos son los mismos que impiden los aspectos negativos) descubrimos que son factores que están a nuestro alcance y por los cuales las personas de los museos podemos y solemos trabajar diariamente.

 

Contra el consumismo, los museos proponemos el conocimiento de nuestros valores e identidad. A favor de la autonomía, ofrecemos la educación, el descubrimiento de valores culturales. Contra la pereza, tenemos disponibles oportunidades de ocupaciones interesantes. A favor de la inteligencia, brindamos las artes, la historia. Contra la rabia social, el saludo amable de un vigilante uniformado, la acogida de un guía que no discrimina. A favor de la autoestima, el sentirse respetado como ser humano y saber que aún en los espacios llenos de mármol o de historia uno puede ser recibido con una sonrisa. Contra la droga… todo lo anterior es justamente el antídoto que los jóvenes requieren.

 

Si usted también es de los que desean acabar con la droga, salude con una sonrisa.

 

 

 


 

Para navegar, utilice el menú naranja de arriba a la derecha (escoja la pestaña "Side Bar") >>>>>

 

O siga con Artículos

Comments (0)

You don't have permission to comment on this page.